0 oy
15 gösterim
önce Korku hikayeleri kategorisinde (12.8k puan) tarafından
Cuando tenía 12 años tuve un accidente de auto. Iba con mi familia de viaje y un camión se nos cruzó. Todos salieron ilesos menos yo que recibí un golpe fuerte en la cabeza y parte de mi ojo derecho fue dañado en el proceso. No tengo memoria del suceso, pero mis padres me aseguran que estuve cerca de una semana en coma. Aprovecharon esto para realizarme una operación para intentar reparar mi ojo y según los doctores fue un éxito.

Estuve de acuerdo por unos días con esa afirmación hasta que algo raro pasó. Al charlar con un familiar pude percatarme de que mi vista estaba extraña, algo no estaba bien. Noté que mi ojo derecho veía algo diferente al izquierdo, podía notar ciertos cambios en algunas personas. Al mirar a mi primo con mi ojo derecho era capaz de ver que tenía varios moretones en el cuerpo, pero si lo observaba con el ojo izquierdo estos moretones desaparecían. Supuse que sería algún tipo de extraña secuela por la operación y que seguro desaparecería con el tiempo.

Al día siguiente tuve una gran sorpresa al enterarme que mi primo se golpeó muy fuerte al caerse por accidente mientras corría por la plaza. Cuando lo fuimos a visitar pude confirmar mis sospechas al ver que poseía exactamente los mismos moretones que le había visto el día anterior con mi ojo derecho. Traté de racionalizar lo que me estaba pasando y caí en la inevitable idea de que podía ver el futuro aspecto de las personas al verlas con mi ojo derecho. Gracias a este evento me obsesioné con mirar a los demás para averiguar qué les pasaría en un futuro cercano. La mayoría de la gente permanecía del mismo aspecto por más que los observara con mi ojo derecho, pero siempre estaba la excepción.

Alguno que otro compañero de escuela con un moretón en el ojo que al día siguiente lo obtenía por pelearse con otro compañero, varias compañeras de aspecto pálido que al siguiente día faltaban a clases por sentirse enfermas, etc. Pasaron varias semanas sin nada más raro de lo común, hasta que lo tenebroso ocurrió.

En un día normal de escuela llegó nuestro profesor y apenas entró pude observar algo muy raro en él. Estaba en los asientos de atrás y no podía ver con claridad que aspecto tenía, así que me acerque más. Al estar cerca pude ver que él estaba completamente destruido, tenía cortes y marcas de golpes en todo su cuerpo; su cabeza parecía como si estuviera aplastada. Al contemplar tal aspecto infernal a tan solo 2 metros de distancia terminé por vomitar mi desayuno, seguido de un desmayo antes de que el profesor pudiera preguntarme que me ocurría. Me desperté en la enfermería de la escuela y mis padres me acompañaban.

Por supuesto me hicieron preguntas por lo sucedido, a las cuales respondí mintiendo. Les dije que me había sentido mal y que por eso vomité. Mis padres se aseguraron de que estuviera bien y me llevaron a casa. Al día siguiente todo el salón de clases quedó impresionado con la noticia de que nuestro profesor había fallecido; tal parece que murió en un accidente de auto cuando volvía a su casa.

Las cosas no hicieron más que empeorar desde ese día, ahora no solo veo el aspecto futuro de las personas, sino que tengo alucinaciones. Al ver a las personas con mi ojo derecho estas me piden que me detenga, me imploran que deje de verlos. Sé que es irreal porque estos lamentos cesan cuando los veo solo con mi ojo izquierdo.

Más temprano que tarde sucedió lo que me temía más, mis padres tenían un aspecto diferente. Ellos no paraban de suplicarme que no los observe, me gritaban histéricamente que apartara la vista. Tenía terror al paso del tiempo, estaba seguro que al día siguiente mis padres ya no estarían conmigo. Por si esto no fuera poco para diezmar mi ánimo, me di cuenta mirándome al espejo que mi aspecto había cambiado.

Tardé un tiempo en percatarme, pero entendí que lo que mi ojo derecho hacía no era ver el “futuro aspecto” de una persona, sino que causaba que la gente muriera. Mientras más miraba a una persona, más rápido ocurriría su horrible muerte. Era como si estuviese maldito y a cada persona que observaba la condenaba a una horrenda muerte.

Entonces te estarás preguntando qué pasó con mis padres. Pues tal parece que se masacraron entre sí con cuchillos de cocina sin aparente razón. No me animé a observar lo que pasó, solo me limité a escuchar sus gritos mientras lloraba. Yo me encerré en el baño desde hace 2 horas con una hoja de papel, un lápiz y un cuchillo. Me imagino que supondrás que este texto lo estoy escribiendo en la hoja de papel con el lápiz, solo queda por explicar la razón del cuchillo.

Estaba pensando sacarme mi ojo derecho, pero no tuve el valor de hacerlo. Cada vez que me miraba en el espejo para no arrancármelo a ciegas podía observar como poco a poco mi aspecto cambiaba a uno más herido; más putrefacto y más espeluznante. Podía ver como mi reflejo me gritaba con todas sus fuerzas que apartara la vista, pero era incapaz de dejar de observar mi grotesco destino.

Ya estaba condenado y no había manera de salvarme de mi ojo derecho.

Yorumunuz

Görüntülenecek adınız (isteğe bağlı):
Gizlilik: E-posta adresiniz yalnızca bu bildirimlerin gönderilmesi için kullanılacak.
...